Sí, nuestros padres nos educaron a todos para tener los mejores modales en la mesa -no apoyar los codos, masticar con la boca cerrada y esas cosas. Sin embargo, hay momentos en los que merece la pena tirar por la ventana todo el dinero que se gastaron nuestros padres en educación, y zamparse una bola de algodón de azúcar en cuestión de segundos.

Estos gloriosos seis segundos nos llegan de un programa chino titulado ‘Yo soy el ganador’, en el que una de las pruebas es básicamente, ver quién de los dos concursantes es capaz de ingerir de la forma más rauda posible esta bomba de diabetes.

En este caso los participantes eran los co-presentadores. Y, oh, Jesús, esta chica destrozó humillantemente a su desprevenido competidor.

 Hay que reconocer y admirar la técnica desarrollada por la muchacha. Lejos de limitarse a comer a bocados el algodón, que sería lo más intuitivo, lo que hace es sacarlo del palo y metérsela entera en la boca, arriesgándose a ahogarse, pero todo sea por la victoria.