Sucedió en Estados Unidos en un combate de exhibición. Uno de los luchadores negó el saludo a una pequeña aficionada y, además, le escupió un chicle. El padre estaba al lado de la niña y, tras verlo, saltó encima del luchador para golpearle.

No pudo aguantar la rabia. Un padre fue con su pequeña a vivir un combate y terminó protagonizando la pelea tras un lamentable hecho, algo que seguramente no había planeado.

En la salida de los luchadores, uno de ellos decidió escupió a una pequeña aficionada. Le tendió la mano a la niña y cuando ella iba a chocar, retiró la mano y le escupió un chicle. El padre, que lo había visto todo, no dudó en saltar encima del luchador y golpearle. Lamentable situación.