© G. Baden / Getty Images

La fecha se movió ya varias veces y en esta ocasión el día que dicen los que creen en ella será el catastrófico es el 23 de abril.

La teoría del Planeta X en realidad surgió en 1995 y se le adjudica a interpretaciones, libres y sin fundamento científico, de diversos pasajes bíblicos.

Incluso la NASA pidió a las personas no creer en este tipo de suposiciones, en especial cuando no hay pruebas contundentes de que dicho planeta siquiera exista, menos que pasará por la Tierra o que podría chocar contra ella.

“Varias personas están anunciando que el fin del mundo tendrá lugar cuando un planeta colisione contra la Tierra. El planeta en cuestión, Nibiru, no existe, así que no va a haber ninguna colisión. La historia de Nibiru lleva circulando años y periódicamente se recupera en forma de nuevas fábulas apocalípticas. Nibiru y las demás historias sobre planetas errantes son un bulo de Internet. No existen pruebas sobre la existencia de estos planetas. Si Nibiru o el Planeta X se dirigieran hacia la Tierra como para colisionar este año, los astrónomos los hubieran detectado desde hace al menos una década y hoy sería visible a simple vista en el cielo”, explicó ya en el pasado la NASA.

Illustration: Ron Miller

Sin embargo, eso no evita cierto pánico que se genera en algunas personas cada cierto tiempo, cuando esta profecía se retoma. En esta ocasión el tema comenzó a sonar a partir de una publicación en el Daily Express, que cita una interpretación del numerólogo David Meade de la Revelación 12: 1-2 de la Biblia. El pasaje dice: “Y una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de 12 estrellas. Ella estaba embarazada y lloraba con dolores de parto y la agonía de dar a luz.”