En el 2016 cuando Irene O’Shea – de nacionalidad australiana – tenía 100 años, se dispuso a realizar su primer salto en paracaídas desde un avión. Esta semana, tras cumplir los 102 la mujer realizó su salto en caída libre por tercer año consecutivo, volando sobre los 4 mil metros de altura y saltando al vacío.

“Me sentí normal, igual que las otras veces (que salté)” le indicó al diario australiano The Advertiser.

O’Shea ha estado saltando desde aviones para crear consciencia y reunir fondos por la Esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad motora degenerativa de tipo neuromuscular que mató a su hija, Shelagh FitzHenry cuando tenía 67 años.

“Perdí a mi hija a esa enfermedad tan terrible hace diez años y la extraño”, le indicó al medio australiano.

Según relató su esposo, gastaron miles de dólares en un tratamiento de células madre en China, pero nada funcionó.

Con la esperanza de encontrar una cura y recaudar fondos, O’Shea realiza estos temerarios saltos junto a la ayuda de un paramédico que la guía. El año pasado logró recaudar 12 mil dólares australianos (cerca de 6 millones de pesos chilenos), y tiene por objetivo reunir otros 5 mil dólares con el salto que realizó este año.

Ahora, con la esperanza de encontrar aún más cobertura y aumentar los donantes, O’Shea espera obtener un reconocimiento del World Record Guiness como la paracaidista más longeva.

O’Shea tiene un hijo, cinco nietos y once bisnietos. Si bien en un principio se opusieron a la idea de que saltara en paracaídas por los riesgos que conlleva, finalmente decidieron apoyarla.

“Posiblemente salte el próximo año”, le indicó al medio australiano. “Y si vivo lo suficiente, saltaré cuando tenga 105”.

El dinero que recauda es donado al Motor Neurone Disease Association of South Australiaasociación que se encarga de informar, educar y apoyar a las personas que padecen de esta enfermedad. y entregarles el mejor cuidado posible, y también a la investigación de la enfermedad para encontrar una cura.

Para las donaciones, O’Shea cuenta con una página en GoFundMe. Hasta ahora ha recaudado mil de los diez mil dólares que se puso como objetivo.

Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)

ELA es una enfermedad  degenerativa de tipo neuromuscular. que provoca una parálisis muscular progresiva y cuyo pronóstico es mortal en sus etapas más avanzadas. La persona más longeva en vivir con esta enfermedad fue el físico Stephen Hawking, quien sobrevivió hasta los 55 años.

La enfermedad ganó más consciencia a nivel mundial con el llamado Ice Bucket Challenge, desafío viral realizado por muchas celebridades en donde las personas dejaban caer sobre ellos una cubeta llena de hielo y agua helada.

al, igual que las otras veces (que salté)” le indicó al diario australiano The Advertiser.

O’Shea ha estado saltando desde aviones para crear consciencia y reunir fondos por la Esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad motora degenerativa de tipo neuromuscular que mató a su hija, Shelagh FitzHenry cuando tenía 67 años.