La Agencia Espacial Federal Rusa (Rocosmos) elaboró un espectacular vídeo, en donde traducen las “pulsaciones de una estrella”, convirtiendo su radiación electromagnética en sonido.

Pero los científicos rusos no utilizaron cualquier estrella, sino que varios pulsares, o estrellas de neutrones, que son el remanente estelar de una estrella supermasiva que colapsó bajo la gravedad al agotarse su combustible, pero tienen menos masa de la necesaria para crear un agujero negro.

Estas estrellas tienen una gran densidad y giran a altas velocidades, algunas se demoran sólo fracciones de segundo en completar una vuelta sobre su eje. Desde sus polos emergen grandes cantidades de energía, principalmente ondas de radio, que luego de viajar millones de años llegan hasta nuestro planeta.

Los expertos explicaron que “La música se obtuvo al traducir la frecuencia de las pulsaciones de una estrella de neutrones en ondas de sonido”.

Las estrellas de neutrones fueron un objeto teórico propuesto por Walter Baade y Fritz Zwicky en 1934, pero que no causó mucha atención sobre el tema, no fue hasta 1967, que los científicos Jocelyn Bell y Antony Hewish dieron con este tipo de estrellas.