Científicos de la Universidad de Columbia Británica y de la Universidad de Berna alertaron sobre el regreso de la “gran mancha de agua caliente” que amenaza el habitat natural del Oceáno Pacífico y que además podría tener un fuerte impacto en otras especies.

“Su presencia produce una alteración en las temperaturas de las aguas y aumenta el impacto del cambio climático”, advierte el estudio.

Actualmente, la masa de agua se encuentra ubicada frente a la costa de los Estados Unidos (EEUU), en el noroeste.

Los científicos, además, sostienen que las olas de calor sucederán con más frecuencia y con mayor intensidad en los años venideros, y reiteraron que la solución sería disminuir la emisión de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento del océano.

«Los estudios previos han subestimado en gran medida el impacto del cambio climático en nuestra vida marina, ya que se centraron en los cambios en las condiciones medias. Es probable que el impacto real en las próximas décadas se duplique cuando ocurran olas de calor marinas”, explicó William Cheung, el presidente de Investigación de Canadá en Sostenibilidad del Océano bajo el Cambio Global.

Consecuencias

En los años cuando se produce este tipo de fenómeno, la biomasa en promedio del salmón rojo se ve afectada en más del 10%, sobre todo en el oceáno frente Alaska y la Columbia Británica. Sin embargo, las consecuencias sobre la vida marina aún no se han determinado con suficiente claridad.

En diciembre del año pasado, ya los científicos habían alertado sobre este fenómeno y su aparición fue cerca de Nueva Zelanda. En ese momento, alertaron que la mancha se movía en dirección hacia Sudamérica.

El avistamiento de la mancha de agua caliente también coincidió con las olas de calor en Australia, país en el que también se registraron incendios forestales con consecuencias devastadoras.