A los 92 años falleció el Premio Nacional de Ciencias (1994) Humberto Maturana Romecín, quien fue reconocido por su extenso trabajo en el mundo de la filosofía que dejó plasmado en más de 20 libros.

La Universidad de Chile -su casa de estudios- confirmó el deceso de «el Doc» y entregará un comunicado en las próximas horas. De momento, reaccionó «con dolor» ante su partida su rector, Ennio Vivaldi, calificando a Maturana como «un gran amigo y ser humano, cuya dimensión intelectual es motivo de orgullo para la Universidad de Chile y el país».

«Cuando me piden señalar qué diferencia a la U de (la) educación escolar, cito lo que para mi significó escuchar a Maturana: Preguntarse qué es la vida«, reflexionó.

Vivaldi destacó también que «sus teorías captaron la atención del mundo entero y han sido aplicadas en disciplinas más allá de la biología», y anunció que «como forma de homenajear al profesor Maturana hemos decretado 3 días de duelo universitario«.

De acuerdo a su biografía en el sitio de la U. de Chile, tras desarrollar sus primeros estudios en el Liceo Manuel de Salas, ingresó a la Facultad de Medicina en 1950, y cuatro años más tarde, se instruyó en anatomía y neurofisiología en el University College London, gracias a una beca de la Fundación Rockefeller.

Posteriormente, obtuvo un Doctorado en Biología de la Universidad de Harvard en 1958. Fue en esos años que hizo su primera ayudantía de la cátedra de Biología del profesor Gabriel Gasic.

Después de desempeñarse por dos años como investigador asociado en el Massachussets Institute of Technology (MIT), volvió a Chile en 1960 para ser ayudante segundo de la misma cátedra, y más tarde, en 1965, tomó el cargo de profesor titular del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias, el que ostentó entre 1965 y el año 2000.

AUTOPOIESIS, EL CONCEPTO QUE LO CATAPULTÓ

Fue en ese intertanto, en la década de los 70, que creó y desarrolló junto al biólogo Francisco Varela el concepto de autopoiesis, cuyo origen fue la inspiración griega αὐτo (auto), que significa «sí mismo», y ποίησις (poiesis), referente a la «creación o producción».

Cinco años después de su incepción en 1968, publicó junto a su compañero el libro «Autopoiesis and Cognition: the Realization of the Living», el año 1973.

Algo más de 20 años más tarde, se le otorgó el Premio Nacional de Ciencias por su trabajo de investigación en el área de las Ciencias Biológicas.

Éste abordaba específicamente el campo de la percepción visual en vertebrados y planteamientos acerca de la teoría del conocimiento, estudiando de esa manera temas de educación, comunicación y ecología.

«ESCOGER EL MOMENTO DE MORIR»

Hace casi cuatro semanas, en una entrevista concedida a La Tercera, y respondiendo a su posición frente a la eutanasia, Maturana consideró «absolutamente legítimo decir hasta aquí vivo».

«Yo, Humberto Maturana, quiero escoger el momento en que voy a morir -continuó- No quiero ser una carga, no quiero generar daño y no quiero contribuir al crecimiento de la población, porque es dañino para todos. El modo de vida del ser humano ha sido absolutamente destructivo»