Una especie deliciosa, una de las favoritas para saborizar postres y agregarla a infusiones durante el invierno. Pero no solo es rica, durante milenios ha sido utilizada por sus propiedades medicinales.

En un principio, lo que la sabiduría ancestral daba por conocido, ahora la ciencia lo avala y son varios los estudios que se han hecho a la especie para poder conocer cuál es su aporte a la salud de las personas.

Eso sí, es importante diferenciar y conocer. Existen dos tipos de canela comercializados: Ceylán y cassia. La canela cassia se caracteriza por ser más oscura, tiene tonos menos rojizos y más café, y tiene un sabor más amargo. La mayoría de los estudios han sido realizados en la variante Ceylán, conocida como la “verdadera canela”.

Antiinflamatorios

Una ventaja de consumir canela, son sus propiedades antiinflamatorias naturales, las que pueden ayudar a tu cuerpo a combatir infecciones y reparar tejido dañando. Gracias a los potentes antioxidantes de la especie, algunos estudios sugieren que esta capacidad podría ayudar a personas con enfermedades crónicas.

Enfermedades cardíacas

En persona con diabetes 2, que son más propensas a desarrollar estas enfermedades, un estudio demostró que solo 1 gramo de canela al día, genera cambios positivos en los indicadores de la sangre. Reduce los niveles de colesterol LDL (el colesterol que nos hace mal) y triglicéridos, sin modificar los niveles del colesterol HDL.

En otros estudios, practicados en animales, se demostró que podría ayudar a reducir la presión sanguínea.

Enfermedades neurodegenerativas

Con la edad, somos más propensos a desarrollar este tipo de enfermedades, en las que se pierde progresivamente la estructura y función de las células del cerebro. El Alzheimer y Parkinson son las más comunes, y sobre las cuales la canela podría tener un efecto.

Un estudio determinó que dos compuestos de la especie inhiben el crecimiento de la proteína tau en el cerebro, considerada como un marcador de Alzheimer. Otro estudio centrado en el Parkinson determinó que podría ayudar a proteger neuronas y mejorar las funciones motoras.

Antibacteriano

El Cinamaldehído es el principal componente en la especie y el que sería encargado de su principal función antibacteriana. El aceite de canela ha sido utilizado y probado como un excelente tratamiento para las infecciones causadas por hongos en las vías respiratorias.

Antidiabético

Acá tiene una función doble: un poderoso antidiabético y excelente regulador de la insulina.

Según diferentes estudios, la canela podría ayudar a reducir drásticamente la resistencia a la insulina, regulando los niveles de azúcar y la función de la hormona en el organismo. Ayuda a aumentar la sensibilidad a la insulina, por lo que ayuda a reducir los niveles de azúcar.

Acá es dónde entra su poder antidiabético, ya que regula los niveles de glucosa que entran al torrente sanguíneo. Esto lo logra interfiriendo con enzimas digestivas que enlentecen la descomposición de carbohidratos en el intestino.

Ciertos estudios demostraron, en personas, que la canela podría disminuir los niveles de azúcar en ayuno entre un 10% y un 29%.