FINLANDIA / La cultura de la sauna

Solo por el “invento” y popularización del placer de la sauna habría que elevar a los finlandeses a los altares. Pocos caprichos hay mayores para un viajero que después de un agotador día en la naturaleza invernal finlandesa dejar que el calor de una sauna mime tu cuerpo… y luego lacerarlo lanzándote a un lago de agua helada. La cultura de la sauna está tan extendida que la encontrarás en todos los hoteles, casas rurales y alojamientos, por modestos que sean.

NORUEGA / Los fiordos
Pocos parajes existen tan relajantes, sosegados y transmisores de felicidad como los fiordos, un tipo de accidente geográfico que está ligado a la palabra Noruega. Además, parece que la naturaleza se hubiera aliado para crear miradores excepcionales a estas gargantas de piedra: el Preikestolen sobre el Lysefjord, el Trolltunga sobre el lago Ringedals, Stegastein sobre el Songnefjiod.

DINAMARCA / La tradición del hygge

Hygge (pronúnciese hüghe, con la h aspirada) es una palabra danesa que no tiene una traducción literal pero que hace referencia a un estilo de vida que te permite ser feliz con las pequeñas cosas. Hygge es el punto de confort y serenidad al que llegas cuando te rodeas de buen rollito en tu actividad cotidiana, cuando te trabajas la serenidad, la desconexión y la empatía con lo que te rodea. Ya sea en tu propia casa, en una reunión de amigos o en la intimidad frente a una buena hoguera en el campo. Los daneses tratan de aplicar el hygge a su actividad cotidiana. ¿No resulta maravillosamente feliz viajar por un país así?.
ISLANDIA / Las auroras boreales
No son exclusivas de este territorio, pero en los últimos años Islandia se ha convertido en la capital de los cazadores de auroras porque lo reúne todo: una latitud perfecta, amplias zonas sin contaminación lumínica y una buena infraestructura para moverse por el país, incluso en invierno, que es la época fetén para verlas. Ver una aurora boreal no es fácil, pero cuando lo logras te hace inmensamente feliz.

SUIZA / La excelencia del transporte público

Para un viajero, la puntualidad y eficiencia del servicio de transporte público suizo es un alucine. Hay trenes a todos lados, a todas horas, siempre limpios y puntuales. Por ejemplo, se puede ir en tren a casi todas las estaciones de esquí; es más, a algunas, como la célebre Zermatt, al pie del Cervino, solo se puede llegar en tren. Una gozada para el viajero, que puede despreocuparse de un tema que en otros países es una continua fuente de agobios.

HOLANDA / Los carriles bici

La cultura de la bicicleta, el respeto por los cicloturistas, la excelente red de carriles-bici y lo fácil que es alquilar una y moverte por el país hacen de Holanda uno de los países más ecológicos y más fáciles para moverse sobre dos ruedas. Algo que per se, produce felicidad.

CANADÁ / La calidad de vida de sus ciudades

Canadá es un país al que se va para disfrutar de su excelsa naturaleza, pero el viajero termina enamorado también con la calidad de vida de ciudades como Vancouver, con su fusión de culturas, sus playas, su naturaleza desbordante que prácticamente llega a las puertas de la ciudad y su estilo de vida bohemio y desenfadado.

NUEVA ZELANDA / Ser un extra de El señor de los Anillos

Seas o no seas friki de la saga, viajar a Nueva Zelanda significa sumergirse en los paisajes salvajes, brutales y cinematográficos de El señor de los anillos. Si desde el tiempo de los anacoretas el contacto con la naturaleza siempre implicó una aproximación a la felicidad, Nueva Zelanda justifica de sobra estar en el top tende esta lista.

SUECIA / La gastronomía sueca

¿Comer bien en Escandinavia? Sí, por supuesto. La cocina sueca es mucho más que las albóndigas de Ikea. Sin ser tan elaborada o refinada como otras cocinas con más historia, la gastronomía sueca abunda en la calidad de pocos pero excelentes materias primas, con buenos guisos de reno, pescados fresquísimos, mariscos… Sin olvidar que en Escania, al sur, se producen todo tipo de verduras. La proliferación de mercados gastronómicos en los pueblos habla mucho de la calidad de sus productos.

AUSTRALIA / El carácter amable de los australianos

Ser solo 23 millones de habitantes en un territorio con dos veces la superficie de Europa marca el carácter. Todos los viajeros coinciden en que una de las delicias de viajar por Australia es dejarse contaminar por el talante abierto y amable de los australianos, siempre dispuestos a conversar o ayudar al forastero. Una vida en comunión con el entorno, siempre al aire libre, en la que el mayor placer es montar una barbacoa con una buena botella de vino y una buena conversación con los amigos.