Una familia norteamericana decidió jugarle una broma al más pequeño de sus integrantes, la que llegó a tal punto que dejó al menor llorando y rezando para que su hermano lo trajera de regreso.

David Dobrik de Los Ángeles California, compartió a través de su cuenta de Twitter un divertido video, donde muestra cómo convenció a su hermano que era invisible con la complicidad de todos sus familiares, quienes se pusieron de acuerdo para simular que no veían al niño tras un truco de magia.

Después de ver las reacciones de las personas presentes, el menor, en un principio, se tomó con humor la situación, la que fue escalando hasta que estalló en llanto, desesperado por volver a ser visible.