Por primera vez, la NASA desviará un asteroide que podría chocar contra la Tierra

La misión buscará alejar de nuestro planeta al objeto a través de una colisión.

0
344

El asteroide Didymos, está compuesto por dos cuerpos y ante el peligro de impacto contra la Tierra, es que la NASA decidió desviarlo. Será la primera vez que realizará una operación de este tipo.

El recorrido del asteroide está previsto que pase a unos 11 millones de kilómetros de distancia de la Tierra. Sería en octubre de 2022 y luego en 2024, según publicó la BBC. La primera pieza fue llamada Didymos A, mientras que la segunda, Didymos B, y mide 160 metros.

Por tal motivo, la NASA lanzará el Proyecto DART (Prueba de Redireccionamiento del Asteroide Doble), cuya nave impactará en Didymos B, con el fin de intentar cambiar su órbita alrededor de su gemelo más grande, para probar la viabilidad de la desviación del asteroide.

Desde la NASA se informó que, el choque tiene que ser lo suficientemente fuerte para desviar su trayectoria y sacarlo de su órbita, pero sin que llegue a destruirlo y genere una lluvia de pequeñas pierdas.

El Director de Investigación del Observatorio de la Costa Azul de Francia, Patrick Michel planteó que “la sonda Deep Impact de la NASA se estrelló contra el cometa Tempel 1 en 2005, pero no para tratar de desviarlo, sino para exponer material del subsuelo. El diámetro del cuerpo, seis kilómetros era demasiado grande. Pero Didymoon es lo suficientemente pequeño, y con una órbita de 12 horas alrededor de su matriz, lo suficiente como para que su período orbital se pueda cambiar de una manera mensurable”.

Luego del impacto, se espera estudiar el asteroide Didymos en 2026 para recopilar información clave que no estará disponible a partir de observaciones basadas en la Tierra. “Esto nos dará una buena estimación de la transferencia de impulso del impacto, y por lo tanto su eficiencia como técnica de desviación”, explicó el científico, Michael Küppers.

Además, remarcó que “estos son parámetros fundamentales para permitir la validación de los modelos de impacto numérico necesarios para diseñar futuras misiones de desviación”.