Según la Fiscalía el oficial no ha colaborado con la investigación y ha sido grosero con los persecutores.
Según la Fiscalía el oficial no ha colaborado con la investigación y ha sido grosero con los persecutores.

La Corte de Coyhaique decretó este miércoles prisión preventiva para el coronel de Carabineros Pablo Capetillo Contreras por el delito de obstrucción a la investigación, en el caso de un joven que había sido acusado de dañar a un funcionario policial, lo que fue descartado por las distintas grabaciones presentadas como prueba.

«Considerando que los elementos hasta ahora reunidos, se encuentra justificada la existencia del delito (…) se revoca la resolución apelada de fecha 25 de noviembre de 2019, en cuanto por ella se decretó la medida cautelar de arraigo nacional, y en su lugar, se resuelve que se decreta la medida cautelar personal de prisión preventiva en contra del referido imputado Pablo Javier Capetillo Contreras», dice el fallo.

Los hechos datan del 6 de noviembre cuando se detuvo a Martín Sanhueza y se le acusó de haber arrojado una piedra que dejó con lesiones graves a un miembro de las Fuerzas Especiales de Carabineros, que estaba precisamente bajo el mando de Capetillo.

A Sanhueza se le imputó el delito de maltrato de obra a carabinero, sin embargo, los registros del celular del propio imputado y una grabación de la cámara de un funcionario policial demostraron que el joven no estaba implicado en la agresión.

Pese a esto, el coronel Capetillo, quien había sido informado por el Laboratorio de Criminalística de la existencia de los videos, insistió en su declaración como testigo del caso en que Sanhueza había sido quien lanzó la piedra.

“Se ha formalizado al imputado Pablo Javier Capetillo Contreras y su participación en calidad de autor, y estimándose que aquellos antecedentes son suficientes para considerar que la medida cautelar personal de prisión preventiva que el Ministerio Público solicita que se decrete aparece como proporcionada en atención a que la libertad del imputado constituye un peligro para la seguridad de la sociedad», explica la resolución.

«Considerando la gravedad de la pena asignada al ilícito por el cual se formalizó, especialmente el carácter y forma de comisión de este y constituir también un peligro para el éxito de la investigación por existir sospechas graves y fundadas que el imputado pudiere obstaculizar la investigación», agrega al fallo unánime.