La mañana de este lunes la familia de Matías Soto Ramos, el joven de 18 años que fue brutalmente golpeado por Carabineros en Puente Alto, llegó hasta la fiscalía para entregar los antecedentes necesarios sobre lo ocurrido.

Según reveló el persecutor de la Fiscalía Metropolitana sur, Milibor Burgueño, se imputará el delito de apremios ilegítimos en contra de los ahora exfuncionarios de la institución, aunque precisó que por el momento no hay detenidos.

Los padres del joven, en tanto, volvieron a condenar lo ocurrido con su hijo y reiteraron que recibió la golpiza sin ninguna razón.

«La pateadura que recibió mi hijo era para matarlo«, afirmó Melissa Ramos, madre de la víctima.

Además el papá de Matías recalcó que su hijo no recibió la atención necesaria en el centro de salud al que llegó, donde calificaron sus heridas como «leves».

«Ni siquiera lo revisaron, le hicieron sacarse sólo la polera para la radiografía», confesó Eduardo Soto.