La miel de abejas se ha convertido en un producto indispensable en la casa. Su alto nivel nutricional y energético, junto a sus beneficios en el tratamiento de diversos malestares como la gripe, la convierten en un aliado para toda la familia.

Además, es sabido que la versatilidad de la miel le permite estar presente en la cocina de diversa forma, desde postres hasta en platos principales, sin contar que hasta se puede consumir sola.

En la cosmética, el uso de la miel en mascarillas facies también aporta nutrientes para el cuidado de la piel, de modo que hablamos de un producto natural de gran valor.

El mercado mundial de la miel de abejas estima un alto crecimiento en la demanda del producto desde ahora y hasta 2026.

Sin embargo, los científicos están alertando sobre la disminución de poblaciones de abejas en todo el mundo.

La contaminación del aire, los incendios forestales y enfermedades están matando a una de las especies más determinantes para el equilibrio del planeta.

Una buena noticia ante esto han presentado los apicultores chilenos de Rapa Nui, quienes buscan que se les otorgue Sello de Origen a su miel, proveniente de colmenas totalmente libres de bacterias, hongos o cualquier otro agente contaminante.

Mientras tanto, en Australia, la miel producida por una rara especie de abejas sin aguijón contiene numerosos beneficios a la salud, entre ellas la alta calidad de sus azúcares.

En la actualidad, solo un litro de esta miel de abeja sin aguijón cuesta poco más de 120 euros.

Para la profesora asociada de química orgánica en la Universidad de Queensland, Mary Fletcher, este tipo de miel rica en trehalosa -que es un azúcar de bajo índice glucémico- es de gran valor. Además, su consumo no produce caries.